fue una estación muy importante pero llamativamente aislada por el Rio Juncal.

Base de operaciones de las cuadrillas de mantención del ferrocarril en la alta montaña, una vez abandonada, comenzó a ser utilizada por los regimientos cercanos como campo de entrenamiento.

Lamentablemente, la evidente falta de cultura de sus jefaturas permitió que este lugar fuera sometido por los soldados a bombardeos, pruebas de explosivos y practicas de tiro.

Hoy su estado es de tristeza absoluta, los rieles fueron levantados, los techos destruidos y poco queda en pie.

Ubicación: 32°52’21.20″S 70° 8’49.48″O